Cabezal de acumulación con movimiento eléctrico

Comparado con un sistema hidráulico, el nuevo sistema Magic con cabezal de acumulación accionado eléctricamente genera un ahorro de energía promedio del 60%.

Además, podemos definir nuestro sistema mecatrónico como “power on demand”, es decir, utiliza energía solo en la cantidad necesaria, con ventajas evidentes tanto en términos de consumo de energía como de grandes ventajas en cuanto a la repetibilidad de los ciclos de trabajo y una larga duración.

El sistema que hemos adoptado tiene una eficiencia de aproximadamente el 95%. Esta eficiencia permanece constante con cualquier carga y velocidad. Hemos adoptado un par de motores capaces de desarrollar una potencia combinada de 28 kW en las condiciones más severas, generando, donde sea necesario, una presión en la cámara de acumulación de unos 200 bares a una velocidad de movimiento de 90 mm por segundo.

Quisiéramos también considerar lo siguiente: la mayoría de las producciones explotan solo una parte de la potencia del sistema, en valores generalmente entre 30% y 60%. El gasto de energía se reduce automáticamente en el sistema mecatrónico, mientras que el sistema hidráulico siempre comprime el aceite a su valor nominal. De ello se deduce que cuanto más trabaja el sistema lejos de su máximo potencial, más favorable es el ahorro de energía para el nuevo sistema mecatrónico.

Otras ventajas del sistema mecatrónico:

– Mayor seguridad, máquina libre de aceite.

Nuestro sistema mecatrónico no tiene aceite a presión. Esto significa la inexistencia del riesgo de rotura de los órganos del sistema bajo presión, y por tanto también la ausencia de los correspondientes sistemas de
seguridad. Las máquinas para procesar termoplásticos cuentan con resistencias que calientan las partes del sistema de extrusión hasta 300 grados. La fuga accidental de aceite a presión de un sistema hidráulico «antiguo» nebuliza el aceite hasta tal punto que su contacto con los elementos calefactores incandescentes puede generar riesgo de incendio. Este no es el caso con nuestro nuevo sistema patentado operado eléctricamente. Máquinas seguras y libres de aceite.

– Máquina apta para el sector farmacéutico y alimenticio

Cualquier sistema hidráulico «antiguo» incluye un tanque de contención donde el aceite es aspirado por la bomba y enviado al circuito. Luego, el aceite regresa al tanque para ser enfriado y filtrado. El tanque debe dimensionarse de tal manera que contenga la variación en el nivel de aceite dentro de ciertos límites. Debido a los flujos de retorno, debe tener válvulas de venteo para la salida de aire, las cuales son filtradas pero aún así no logran contener el 100% de todo el aceite atomizado, por lo que una parte puede dispersarse al ambiente.

Nuestro nuevo sistema mecatrónico permite trabajar en ausencia de contaminación, por lo que se adapta perfectamente al sector farmacéutico y alimenticio.